Esta mañana hicieron su arribo los primeros 100 hondureños que buscan refugio en México, llegaron a las instalaciones del Instituto Nacional de Migración, en el puerto fronterizo de Ciudad Hidalgo, Chiapas.

Pese a que la Policía Federal resguarda el cruce fronterizo, el gobierno mexicano confirmó que no habrá represión contra quienes quieran entrar al país; sólo se les pidió que no acudan en caravana y que lo hicieran en grupos de entre 100 y 150 personas para ser atendidos.

«Estamos pidiendo un tránsito con flujos ordenados, la frontera no está cerrada, sólo se está dosificando el ingreso de personas», indicó el embajador de México en Guatemala, Luis Manuel López.

El funcionario es quien está recibiendo a los migrantes hondureños que forman parte de la caravana que salió hace una semana de San Pedro Sula.