Harry Brant, hijo del multimillonario Peter Brant y la modelo Stephanie Seymour, falleció sus 24 años a causa de una sobredosis accidental, según anunció su familia.

El joven asistía con frecuencia a los desfiles de moda y a las fiestas más exclusivas de Nueva York ya desde la adolescencia, acudiendo por ejemplo con sólo 16 años a la selecta gala del Met, una de las grandes citas anuales para los ricos y famosos de la Gran Manzana.

Brant y su hermano Peter, con quien fundo su línea de maquillaje unisex, eran conocidos a menudo como la versión masculina de las conocidas Paris y Nicky Hilton.

Harry, también, trabajó en ocasiones como columnista en la revista Interview -propiedad de su padre- y como modelo para distintas marcas y publicaciones.

El empresario Peter Brant controla varios medios de comunicación y es un conocido coleccionista de arte, mientras que Stephanie Seymour fue una de las grandes supermodelos de principios de los años 90.