El Nuevo START prolonga por cinco años la inspección de los arsenales, la limitación en su despliegue y su reducción

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, decreto la ampliación del último tratado de desarme nuclear vigente entre su país y Estados Unidos, el Nuevo START, que caducaba el 5 de febrero, según informó el Kremlin.

Los dos gobiernos llegaron a un acuerdo para extender por cinco años el tratado, que fue ratificado con carácter de urgencia por ambas cámaras del Parlamento ruso.

Putin había alertado en los últimos meses que la expiración del START dejaría al mundo sin ningún pacto internacional sobre la regulación de armas estratégicas por primera vez desde 1972.

“La prolongación responde a los intereses de la Federación Rusa y permite mantener la transparencia y previsibilidad de la cooperación estratégica entre Rusia y EU”, señaló el Kremlin.

El Nuevo START, que conlleva un sistema de supervisión de los arsenales, reduce 30% el número de cabezas nucleares, hasta mil 550 por país. Además, limita a 700 el número de misiles balísticos intercontinentales, el de los desplegados en submarinos y bombarderos estratégicos equipados para armamento nuclear.

Reduce a 800 el de lanzaderas para misiles intercontinentales, lanzaderas submarinas para misiles balísticos y bombarderos estratégicos equipados para armamento nuclear, estén desplegados o no.

Rusia se ha mostrado flexible a abrir nuevos acuerdos sobre armamento estratégico que incluirían sus nuevas armas hipersónicas, únicas en el mundo y capaces de superar el escudo antimisiles estadounidense.

Igualmente, en la ampliación del acuerdo, entrarían el armamento ofensivo y defensivo, ojivas nucleares o cargas convencionales.

Por el momento, China no participará en las negociaciones, una de las exigencias planteadas por la administración estadounidense de Donald Trump, y rechazada enérgicamente por Pekín.

El expresidente argumentó entonces que el tratado ponía a EU en desventaja e insistió en incluir a China.