Hoy en día es muy común que las personas hagan la mayoría de las cosas en línea, desde pagar servicios hasta hacer compras. debido al confinamiento por el covid-19, es aún más frecuente para evitar los contagios. Sin embargo, a veces los pedidos por internet no terminan siendo lo que esperaban.

Fue el caso de un joven originario de Tailandia que decidió ordenar un iPhone 7, pero, Al llegar el paquete a su casa se dio cuenta de que no era para nada un teléfono móvil, sino un escritorio con la forma idéntica del móvil que había “comprado”.

De acuerdo con el diario Oriental Daily, el joven no verificó bien los detalles del producto antes de concretar la compra y sólo miró las imágenes, en las cuales, según él, no se diferenciaba un escritorio de un iPhone 7 original.

De hecho, pese a que le llamó la atención el alto costo del envío, no se molestó en preguntar.