El enorme elefante asiático Big Boy que pasó sus últimos años atado en condiciones deplorables en el estado de Jalisco, fue colocado en cuarentena en el Zoológico de Culiacán, luego de ser comprado a sus antiguos dueños del circo Rolex.

Una vez que se recupere será enviado a un santuario de 25 mil metros.

Con un peso de más de cinco toneladas, el enorme paquidermo fue trasladado desde el estado de Jalisco, bajo resguardo de expertos en manejo de animales y veterinarios, a fin de rescatarlo de la situación deplorable en que se encontraba, a causa de su mala alimentación y cuidados.

A iniciativa del conductor y activista, Arturo Islas Allende; del empresario en la gastronomía, Jorge Cuevas “Mr Cuevas”, y con auxilio de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México que preside Ernesto Zazueta Zazueta, se logró comprar la especie de elefante y fue trasladado a la capital del estado.

 

Durante la presentación de Big Boy se señaló que la mayor parte de sus cuarenta años de vida la pasó en funciones de circo y al entrar en vigor la ley que prohíbe la presentación de animales en este tipo de espectáculos, tuvo que ser encadenado sin los cuidados necesarios.

 

Zazueta dio a conocer que una vez que pase la cuarentena y recupere su peso y mejore su condición, el elefante asiático será llevado a un santuario que está siendo acondicionado en una superficie de 25 mil metros cuadrados, muy cerca de la ciudad de Culiacán.

Este paquidermo, con el nombre artístico de Big Boy, podrá ser observado por los visitantes al Zoológico de Culiacán, en donde durante la pandemia han sido rescatados varios felinos y monos, y algunos animales se mantienen en resguardo.

Con una estatura de 3.5 metros, este animal consume diariamente un promedio de doscientos kilos de alimentos diversos, por lo que se espera que su costo de mantenimiento, se logre obtener de los ingresos de los visitantes.

El presidente de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México, Ernesto Zazueta dio a conocer que el gobierno federal no contribuye con ningún gasto de mantenimiento de los animales que son puesto bajo resguardos.

Criticó que, por cuestiones políticas, se impulsan leyes, sobre supuesta protección a los animales, como sucedió en el 2015, con la iniciativa de ley que presentó el Partido Verde Ecologista de México, de prohibir el uso de animales en los espectáculos de circo.

Las posturas políticas de moda han provocado un grave daño a miles de animales que se encontraban en los circos, puesto que no se legisló sobre su destino y manutención, por lo que ahora muchos de ellos, viven en condiciones deplorables.