Después de que presuntamente sostuviera una discusión con su pareja, una mujer, originaria del Estado de México, confesó que ella misma les había quitado la vida a dos de sus 4 hijos, al asfixiarlos con sus propias manos.

 Los hechos se registraron en el barrio de Ixtlahuaca, municipio de Chignahuapan; la propia mujer llamó al servicio de emergencias para pedir que ayudaran a sus hijos: una niña de casi dos años y un niño de ocho años de edad. Desafortunadamente cuando los paramédicos llegaron ya no contaban con signos vitales

 De acuerdo con medios locales, aparentemente, la mujer se había llevado a sus cuatro hijos a una casa abandonada de ese barrio presuntamente para quitarles la vida a ellos y después suicidarse, pero se habría arrepentido después de que les quitó la vida a los dos primeros.

 Según los reportes de la policía, la madre llamó entonces a los servicios de emergencia y antes de que llegaran trató de suicidarse, pero la soga que usó se rompió.

 La policía pudo rescatar a los otros dos niños, de aproximadamente 6 y 11 años de edad, que estaban en el mismo lugar y que presenciaron estos hechos.