Con la finalidad de proteger a sus familias de grupos criminales, la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), de la fracción de Pueblos Fundadores, del estado de Guerrero presentó a un grupo de 30 niños que fueron entrenados para integrarse a la policía comunitaria.

Los menores de edad de entre 6 y 11 años pertenecen a la comunidad de Ayahualtempa, del municipio de José Joaquín De Herrera, fueron presentados el pasado sábado.

Según el coordinador de la policía comunitaria de pueblos fundadores, Bernardino Sánchez Luna, este adiestramiento se continúa dando debido a que los ataques de “Los ardillos” no han cesado en la zona.

Formados en fila, cada uno con un arma y paliacate en rostro los menores realizaron una muestra de su entrenamiento con disparos al aire.

Luego de recibir instrucciones de los adultos, los pequeños salen a recorrer los principales caminos de sus comunidades, con el objetivo de              localizar a personas que estén delinquiendo.