Un grupo de prisioneros dieron la bienvenida a la cárcel a un hombre que golpeó salvajemente a una bebé de dos años en la ciudad de Santa Fe, en Argentina.

El sujeto fue recibido por unos 11 presos, quienes le dieron la bienvenida quemándolo con agua hirviendo, le impidieron ir al baño y trataron de llegar a su celda para golpearlo, tras enterarse que su nuevo compañero de prisión intentó matar a golpes a una bebé de dos años.

Por esta razón, los custodios tuvieron que sacarlo de su celda y lo alojaron en el patio de la prisión, donde comenzó a rezar a gritos, y en más de una ocasión intentó quitarse la vida.

El hombre de 18 años, de iniciales J.Z., fue imputado por tentativa de homicidio contra una menor de edad.

Según la información, el pasado sábado fue cuando una mujer llegó con su hija de dos años, y su hijo de cuatro años a un hospital, tras argumentar que fueron asaltados en la calle, sin embargo, cuando fue entrevistada por la policía la mujer rompió en llanto y dijo que había mentido.

La verdadera historia fue que su pareja fue quien golpeó a sus dos hijos tras una fuerte discusión.

Hasta ahora la bebé permanece internada en terapia intensiva con asistencia respiratoria mecánica, mientras que su hermano también sigue internado, pero en una sala común.