Glenda Valdez acababa de llegar a su casa de una cita médica, prendió su televisor para ver Univisión y se topó con una imagen que jamás pensó ver: la foto de su hija mayor cruzando sola la frontera.

“Miro la foto de ella y se me hizo impactante, entonces la reconocí de volada cuando vi la foto de ella. Esta es Emely…fue algo impactante. Yo no sabía que ella venía”, dijo Valdez.

La mujer dijo entre lágrimas que no sabía qué hacer. “Se me partía el alma, mi hija perdida…Dios mío qué hace aquí”.

La noticia que vio Valdez trataba de su hija Emely, quien se entregó a la Patrulla Fronteriza después de cruzar el Río Grande hacia Estados Unidos. De acuerdo con informes, la pequeña de 8 años no tenía manera de comunicarse con sus familiares porque cruzó la frontera junto a un hombre que tenía la información, pero que se perdió durante una tormenta.

 

Valdez explicó que su hija se estaba quedando con su padre en Honduras. Tras una situación, Valdez tuvo que irse de su país hace seis años y llegó a Estados Unidos.

La menor se quedó bajo el cuidado de su padre en su país natal. “La última vez que hablé con ella fue hace dos domingos. Ella me dijo que estaba bien. Siempre le hablo los fines de semana. No me dijeron nada”, declaro.

La madre dijo que cuando ella se fue hacia Estados Unidos, el padre de Emely se quedó con la menor: “Yo tenía muy cortas comunicaciones con él. Se molestó mucho que yo me vine. Yo me vine por necesidad aquí,” añadió.

Valdez explicó que llamó a Univisión para saber dónde está su hija y que de ahí comenzó a buscar información sobre su paradero a través de la Patrulla Fronteriza. Desde que vio la imagen, trató de comunicarse con amigos, familiares y el padre de la menor pero no recibía respuestas.

“Yo no la he traído a ella. Yo ni cuenta me daba, si no es por la noticia, yo no me daba cuenta. Podría estar tiempo ella detenida y yo ni iba a saber”, explicó.